Mi película comenzó hace unos años en la provincia de la luz, los espetos y la playa. Como andaba escaso de metraje, a los 18 me mudé a la ciudad más perita a estudiar Comunicación Audiovisual. En Málaga, en el barrio de Picasso, pasé los mejores años de mi vida entre el jazmín, las noches de verano, la cultura contemporánea y, mi amor devoto, el cine. Sin embargo, desde el principio supe que Málaga no era para quedarse, sino para volver. Me gradué y, sin pensármelo mucho, me mudé a Londres con un par de maletas ligeras y los dedos cruzados. Allí descubrí que Sapir-Whorf y su teoría del lenguaje estaban en lo cierto: mi realidad cambió por completo añadiendo varias subtramas al guion de la persona en la que quería convertirme. Un año más tarde, empecé un máster en dirección y gestión de medios digitales enfocado a las industrias creativas en Birkbeck University of London.

En marzo de 2020, dos años después, cogí el último vuelo con destino a Madrid antes de que todo se apagase y tuviésemos que pasar nuestra primera primavera en casa. Algo me dijo que tenía que estar aquí. Actualmente estoy estudiando un máster en Comunicación Publicitaria en la universidad Carlos III. Poco después, me uní a la familia Acerca como creativo audiovisual y publicitario para campañas del Ministerio de Cultura y Deporte, Fundación Daniel y Nina Carasso, Xacobeo 2021 y la feria de arte contemporáneo ESTAMPA, entre otras.

Siempre me ha gustado pensar en que todo lo que hacemos lo tenemos que hacer por algo y no para algo. Por eso, aunque no sea Xavier Dolan quien dirige esta película ni Paolo Sorrentino quien la escribe, haré todo lo posible para que todo lo que haga, según Bukowski, “salga espontáneamente de mi corazón, de mi mente, de mi boca y de mis tripas”.

Continuará.